Nino García, su legado y su lección.

Una de las últimas noches del 2011, coincidí en un bar con una amiga que venía de la presentación del libro “Sin Razón, la herencia musical de Nino García”. Me sorprendió. No sabía que se estaba preparando un libro, ni mucho menos que alguien, en los tiempos por los que pasa el arte y la música en chile, se había en esmerado en rescatar una vez más el legado de Nino García, uno de los mas grandes compositores de nuestro país, y un ejemplo de igual tamaño de como los medios olvidan.   

Después de insistirle un poco a mi amiga, me llevé ese mi libro a mi casa. Siempre me ha despertado curiosidad la personalidad y la obra de Nino. Nunca le conocí, somos de una generación distinta, pero la problemática que nos tocó como creadores no ha cambiado demasiado hasta ahora.

Viví un tiempo en el mismo edificio en que él vivió a fines de los ochenta, quince años después, claro. Desde entonces he permanecido en ese mismo barrio, donde compuso muchas de sus obras, donde han vivido otros compositores y en el que han nacido gran parte de las canciones que he puesto en mis propios discos. Cada vez que me he topado a alguien que le conoció y que trabajó con el, les he preguntado con curiosidad sobre su personalidad y sus recuerdos mas inmediatos, todos tenían la misma reacción: Se les perdía la mirada con una actitud entre pena y culpa, y se quedaban casi mudos.

Pero no existe demasiado de él ni siquiera en internet, sus discos son esquivos, a excepción de algunas tomas de TV hoy disponibles en You Tube. Por todo eso me pareció fascinante que alguien, en pleno 2011, rescatara su trabajo en un libro para nuestras bibliotecas.

“Sin razón, La herencia musical de Nino García” comienza con un artista ya en la crisis económica de la que todos sabemos, algo que los más amarillistas siempre se encargan de subrayar; que el genio de la canción y las obras clásicas tocaba en las micros. El final, es de esperar: Dramático, injusto, incomprensible, y por consecuencia tan inconcluso.

En diez capítulos Alejandro Cuevas, quien firma este valioso rescate, bosqueja la personalidad de Nino García, con una capacidad musical extraordinaria, pero siempre de la mano del cansancio de un medio que va más lento que su capacidad creativa o que simplemente va en otro riel, algo fatal para un compositor de ese calibre: Un genio metido en el negocio de la música pop, con todas medianías que tanto abundan allí.

El libro retrata a pinceladas la época, no es tan difícil imaginárselo allí a regañadientes, sabiendo que era un genio con ideales y teniendo en cuenta que en los 70’s estábamos en dictadura. Nino era de los que homenajeaba a Víctor Jara antes de que se pusiera de moda, allí, en pleno Chile en blanco y negro, donde nadie podía pensar en voz alta, en las calles andaban mas milicos que civiles y la TV mostraba una realidad paralela.

La emotividad tiene varios pasajes, como cuando se da a conocer de manera masiva como compositor y arreglador, el Festival de Viña, la OTI y todas esas cosas cuando eran importantes. También esos momentos en que algunos programas capturaron canciones como “Desencuentro” o “Espejismo”.

Pero se empezó a tropezar con la industria, no le entendieron, y mucho antes de lo de las micros y del disparo con el que escogió irse del mundo, lo había intentado de nuevo varias veces, pero no le reconocían el sitial que merecía. Que mejor ejemplo que cuando en un festival en 1996, luego de años de aplausos a su obra y trabajos espléndidos, es enjuiciado por la prepotencia y la vulgaridad inevaporable de Patricia Maldonado. Pero también están quienes lo vieron de verdad y lo estimaron, allí están las flores que para él tiene Gloria Simonetti, que le puso la voz a la tremenda “Entre paréntesis”, y por supuesto las de su mujer María Eugenia Zúñiga, principal responsable de rescatar este legado.   

Al terminar el libro, varias cosas se me vinieron a la cabeza, como que esas páginas no solo hablan de él, sino que funciona como una gran metáfora para todos los Ninos, músicos y artistas trabajadores incansables e ignorados. También me da vueltas ese cliché que se repite tanto sobre el: “nació en el país equivocado”. Yo creo que nadie nace en el país equivocado, no es lamentable nacer en Chile, él tenía una lección que darnos a través de su talento que no entendimos no mas, y lo más triste, es que parece ser el destino de este país no entender.

Triste es que Nino García no sea hoy tema entre los compositores contemporáneos, al menos entre los que cultivan el rock y el pop. En el libro que les he comentado eché de menos eso, hay un vacío generacional, entre el último homenaje que se le hizo en 1999 y hoy. Que muchos de mis contemporáneos de escena no le conozcan es una verdadera lástima.

Quizás todo sea porque el Chile de hoy es otro. Un país que no aprende, que saca horas de Arte y Música de las Escuelas como quien quita una pieza de Lego, donde en la TV ya no se aplaude a los artistas nacionales TV, si no que los hipnotizan con tristes programas de imitadores, y que decir de los diarios, que cada vez que hablan de ‘música’ destacan a personas que hacen mejores relaciones públicas que canciones. Estamos en una época en que el término “genialidad” se otorga de manera tan irresponsable y gratuita por los medios.

Nino García fue muchísimo mas de lo que siempre sabremos, o de lo que nos contarán, pero lamentablemente no habían ni tantos registros ni tanta atención como para hacer un perfil completo. Es otro ejemplo de que el medio musical chileno no entiende nada, que los artistas vamos más rápido que sus reuniones editoriales, no entienden que no somos una colonia de clones, si no que aquí si hay espacio para la originalidad, la creatividad, y las bellas canciones, claro, todo eso para los que de verdad quieran escuchar.

12 comentarios en “Nino García, su legado y su lección.

  1. Excelente artículo,te felicito…soy madre de 2 músicos,de 22 y 18 años,y encuentro que gran parte de la responsabilidad de rescatar y difundir el gran legado del maestro Nino García,somos los padres que generacionalmente sí conocimos la obra de este gran arreglador,compositor,músico de alma,lamentablemente incomprendido como tantos otros en este país…y se lo debemos a Nino,darle continuidad a su legado mediante las nuevas generaciones,que sí serán capás de rescatar cada nota,cada palabra,cada sentimiento contenido en cada una de sus maestras obras.Siento que hay mucho material de Nino García que se debe transmitir a esta nuevas generaciones de músicos,y que debe formar parte de la cultura musical de cada uno.Quién se considere “músico del alma” debería saber quien fué el Gran Nino García…

  2. Que hermoso articulo. Mis felicitaciones. No me sorprende toda esa sensibilidad y delicadeza de un artista como tu. Sin duda nuna terminaremos de conocer a Nino, que dejó tantas obras que no podremos oír. Ojalá que las nuevas generaciones se enteren mas del trabajo de Nino, que investiguen y se enteren a través de la difusión de su legado como has hecho tu con tu texto. Una lástima que no se haya sabido del lanzamiento de ese libro, espero que pueda conseguirlo.

    Un saludo para ti
    Francisco.

  3. Que bien documentada columna. El que los músicos mueran pobres después de haber dado todo no es nada nuevo, les pasaba a los clásicos hace 200 años y seguirá pasando. Al menos los otros tienen un reconocimiento, a Nino García le hace falta eso. Yo tampoco le conocí aunque si pertenezco a su generación, lo recuerdo de la tele de entonces, y del “chile en blanco y negro” como bien tu dices. También aciertas en cuanto ha cambiado este país, que ahora aplaudimos a imitadores en vez de incentivar el talento original y darle espacio para desarrollarse. Hay tanto que discutir mas sobre todo esto, y que bueno que pueda darse a propósito de Nino. Felicitaciones joven Riveros.

  4. Excelente comentario sobre el libro de Alejandro Cuevas sobre la vida y obra de Nino García. Tuve el privilegio de conocerlo y trabajar con el en uno de mis temas, porque sin siquiera tener la osadía de compararme, también pertenezco a esa maza de músicos que no somos parte del “sistema”, y vemos con espanto las porquerías que nos llueven por los medios de comunicación.
    Mis felicitaciones a Alejandro Cuevas por esta obra, y a Riveros por destacarlo en su diario.

  5. Muy bonito lo que has escrito Mauricio, que detalle es que un cantautor de otra generacion como tu le esté dando atención a un gran genio como el de Nino. Muchas gracias por eso y que te vaya muy bien con preciosas canciones tambien.

    Sandra.

  6. MUy bueno el articulo, que lastima recordar a Nino por lo sucedido con el, y no por su legado a la musica.
    De la TV mejor no hablar, en estos tiempos el rating manda, y con esta excusa tenemos que ver y oir solo basura, desde la historia de una gitana de dudosa reputacion hasta las tetas y potos del Kike Morande, esos son los grandes aportes de nuestros medios de comunicacion.

  7. Ni todas las palabras del mundo alcanzan para describir lo que fue Nino…. no alcanzarán jamás para describir el dolor que sentimos… todavía y cada día más… porque esta pena va de la mano con la triste realidad… y vemos que cada vez se le da menos valor al Arte y a la Creación…. desde aquí, una pequeña ventana en mi pc… recordando a Nino siempre, todavía … y más…. TE QUIERO NINO!!!!

  8. Muy lindos todos los comentarios. Saludos a todos quienes han pasado por acá y tuvieron la suerte de conocer a Nino García. Lo importante de todo es no solo lamentarse, si no que podamos aprender, para que no hayan mas Ninos olvidados en la historia de nuestra música. A difundir ese legado!.

    Cariños para todos.
    R.

  9. Que gusto volver a leer de la pluma de Riveros, aun recuerdo el IMI que era obligatorio para saber de música chilena en los 90, y ahí tus articulos siempre la llevaban, nos mostraste bandas nuevas que ahora son conocidas y nos diste un empujoncito a varios, pero siempre con altura. Ahora escribiendo sobre el gran Nino, muy bonito y emocionante todo, como siempre un lujo tu columna.

    Saludos afectuosos
    Sergio.

  10. Sergio!, el IMI!!!, siii, que recuerdos, yo era un nene entonces!. era una época de un periodismo musical mas limpio sin duda. Que bueno que te haya gustado este artículo. Ahora escribo sobre otros de vez en cuando, y como verás, dedicando un escrito a un grande como Nino.

    Abrazos y gracias por ese recuerdo.
    R.

  11. Mis felicitaciones a Mauricio Riveros por su artículo. Pertenezco a la llamada generación de los 80 que sufrimos los rigores de la dictadura pero tuvimos el privilegio de conocer a Nino García, escucharlo en vivo y compartir con él su pasión por las artes. A Nino lo conocí en 1987 en un acto que se realizó en el hoy llamado Campus Gómez Millas de la Universidad de Chile. Ese acto tuvo por finalidad solidarizar con una estudiante de piano de esa casa de estudios, llamada María Paz Santibañez, que había sido baleada por un carabinero en el frontis del Teatro Municipal de Santiago, mientras ella pacíficamente se manifestaba en contra del rector delegado de la universidad. En aquella ocasión Nino interpretó un tema que compuso para María Paz Santibañez, que tituló “La Guerra y La Paz”, que hablaba de esa …”larga y angosta Universidad intervenida”. Además nos deleitó interpretando su tema “Se que no me perteneces”. Presenciar a Nino en vivo fue para mi una experiencia difícil de describir. Su calidad interpretativa, la armonía de sus composiciones y su sensibilidad artística la transmitía de una manera sublime. Al año siguiente tuve el privilegio de conversar con él y compartir junto a Nino un modesto café en el contexto de la campaña por la presidencia de la FECH. Nino, junto a su compañera María Eugenia y otros artistas apoyaban la candidatura del mítico Gonzalo Rovira. Compartí con él, disfrutamos de la música, nos reímos y me aconsejó que siguiera estudiando y luchando por recuperar la democracia. Siempre recuerdo a Nino y el breve encuentro que tuvimos lo llevo como un legado de un gran hombre. Ahora está junto a Víctor Jara, Violeta Parra, al Gitano Rodríguez, a los poetas Armando Rubio, Enrique Lihn, Jorge Teillier preparándonos temas y musicalizando versos para seguir deleitandonos.

  12. Mauricio, que valioso recuerdo. De seguro te acompañará siempre. Y claro, sus canciones como un legado, para que no olvidemos a los grandes artistas que vemos nacer y crecer tan cerca nuestro.

    R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s