Riveros – “La Verdad – Opción México” (Grabaciones Estacionarias, 2014)

Imagen

Apostar por la re edición de un trabajo, tiempo después de su publicación original, puede ser un riesgo, por el simple hecho de que el público ya conoce qué es lo que se le va a entregar. Como ya no corren tiempos en que se pueda hablar de superventas el riesgo no es tanto, pero sigue estando reservado para trabajos con audiencia garantizada. Ese es el caso del chileno Mauricio Riveros. Su disco “La Verdad” tiene tiempo, recorrido y cosecha, pero aun así sigue siendo un álbum adelantado, futurista, y aunque es predilecto de un circulo mas intelectual que masivo, aun le queda mucho por ser explotado, por eso es que esta flamante reedición mexicana (con bonus tracks) está bien merecida.

    Todo este tiempo entre su edición original y el día de hoy, no ha pasado en vano. El chileno entendió que poco y nada tenía que ver con lo que pasaba en su país y se fue a probar suerte a México, donde por cierto la encontró. Allí se hizo favorito de un público que le ha dado un lugar de culto, un privilegio reservado hasta ahora sólo para nombres que provienen de España, como Carlos AnnIvan Ferreiro o Shuarma, todos artistas con los que el chileno ha compartido escenario y conciertos, y como consecuencia de todo ese trabajo y constancia es que ha entrado en el círculo.

    Y es que una especie de magnetismo artístico tiene Riveros, no sólo sobre su público que llega atraído por su universo poético y estético, también pasa en el nivel de artistas con los que se relaciona o que escoge para tocar en directo (hay una serie de colaboraciones en You Tube), sin ir más lejos el propio Enrique Bunbury le cede uno de sus inéditos para los bonus tracks de “La Verdad – Opción México”.

    Puede que una de sus claves sea la universalidad de su pronunciación, un castellano más neutro, sin modales regionalistas, lo que hace que se entienda claro donde sea que se echen a sonar sus canciones. También es que claramente se nota que Riveros tiene un carisma pulido en otro recorrido, tiene otra visión, otro bagaje de escenarios, por lo que está lejos de la actitud a la defensiva de otros grupos de su país como Los Tres, o de la sobreexplotada fórmula vintage de los BunkersRiveros va por otro riel, él es de los que busca, arriesga en forma y sonido, y en ese mismo carril están más adelante músicos comoPerry Blake o The Divine Comedy Riveros funciona como ellos, no apuesta ni por coros a la fuerza ni estructuras tradicionales, lo de él es el impulso de la poesía guiando la canción y así es como avanza en su camino.

     Este fue un disco debut, pero seamos justos con los que también parten. Si para muchos debutantes el contenido de las letras son una debilidad, ese panorama le jugó a favor al chileno, pues por su oficio de poeta, las canciones tuvieron terreno ganado de partida. Los instantes viscerales del disco aquí se dan al por mayor, con esa belleza ya conocida de canciones como “De todo en esta vida”“El lobo herido” o“Las esquinas del mundo”, y la preciosa “El desastre”, que en su versión en piano emociona hasta un corazón de piedra.

    También en “La Verdad – Opción México”, se hace evidente su cercanía con el hedonismo propio de la era mas glam del rock; T RexBowie y todos los hombres que en los setenta se pusieron brillo en los labios y cantaron sobre el espacio y las estrellas. Riveros muestra lo aprendido de ellos en pasajes de la erótica “Lo que no está permitido” (“Estos encantos que son goce de pocos”) o en “Cada nuevo vuelo”, pura autoconfianza que es clave, ya que sabe donde va.

      Sin alterar el álbum ya conocido, se suman cuatro bonus que conservan el espíritu original del disco, como creadas a partir de sus células madre, entre ellas la irresistible “La eternidad”, elegida como el nuevo sencillo, que encajan a la perfección con el resto de las canciones, por lo que en esta presentación termina dando una impresión de un álbum “Lo mejor de”, composiciones ya recorridas, masticadas y asimiladas por un público que sigue el concepto completo del chileno: poesía e imagen dictadas por su voz fuerte y clara, pero esta re edición es para que esta vez seamos mas los que le pongamos toda nuestra atención. 

 

 

Fuente:

http://www.reeditor.com/columna/13354/8/cultura/riverosla/verdadopcion/mexico/grabaciones/estacionarias/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s