Entrevista a Riveros (Revista Vozes y El Duende Nº21, España)

vozes1
Por Mariano del Peral.
A finales del año pasado publicaste tu segundo trabajo discográfico en solitario, “Los Tiempos de Ahora”, trabajo que suena realmente bien, ¿Has puesto más empeño en este detalle que en anteriores trabajos?
Sin duda que sí. En este disco me involucré muchísimo más porque por primera vez en mi carrera asumí el rol de productor musical. Se grabó durante un par de años, en paralelo a varias giras y en varias ciudades a distancia. Esta vez me encargué además de los arreglos de cuerdas, grabé guitarras, el piano y en algunas canciones incluso programé baterías, que fue algo que nunca antes había hecho en mis discos. Un apoyo tremendo fue contar con la colaboración en post producción de Drag, desde Chile y de Alan Boguslavsky en México, quién hizo una producción extraordinaria de dos canciones, además de tocar varias otras. Es en gran parte gracias a ellos el sonido que logramos para el álbum.
Creo que lo grabaste en varios lugares, uno de ellos en Zaragoza, ¿Verdad? ¿Qué tal te trataron en la ciudad del Ebro?

Lamentablemente aún no he estado allí. Las grabaciones del disco dicen Zaragoza porque Pedro Novias fue quién grabó allí, apoyado en las perillas por Nacho Atmosfera, de Niños del Brasil, todo un privilegio que me pude permitir en esta era digital. Yo me debo una visita pronto, estoy ansioso que así sea, porque sé que se ha hablado de mis canciones para bien allí.

Hablemos de las colaboraciones, Alan Boguslavsky, Pedro (Las Novias), Antonio Estación (Niños del Brasil), ¿Cómo surgieron?
Desde antes de conocernos personalmente, Alan me parecía un músico fantástico, y tenía en mi casa varios discos, con guitarras que me encantaban, en los que salía su nombre. Nos conocimos finalmente en México, después compartimos escenario para el Bunburazo, y esa misma noche quedamos en que colaboraría en mi próximo disco. Después de eso hicimos una gira juntos en las que yo abrí sus presentaciones. En medio de esos viajes fue que le mostré el resto del disco y terminó involucrándose muchísimo más. Para mí fue muy afortunado su aporte porque además terminó convirtiéndose en uno de los mejores amigos que he encontrado gracias a la música.
Por ese mismo entonces le pedí a Antonio Estación, que estaba también en mi círculo cercano, que tocara el bajo para “Los Extraños”, que es una canción en la que imaginé un bajo al estilo ‘Niños’, se lo propuse en un mail a las tres de la mañana y me respondió a los dos minutos, diciendo que aceptaba.
Lo de Pedro fue un poco más atrevido, porque yo conocía su carrera desde hace muchos años y se me ocurrió tenerlo en el disco, sin embargo, no nos conocíamos personalmente. Una noche le escribí proponiéndoselo y afortunadamente aceptó mi invitación de inmediato porque estaba muy al tanto de quien era yo y que es lo que hacía. También destaco a Natalie Santibáñez que es una de las mejores bajistas que existe en Chile, y ya la había invitado para mi disco anterior. Ella grabó desde allá y aportó con su toque de buen gusto a tres canciones. Fue una suerte tenerlos a todos.
La prestigiosa revista Ecos del Vinilo lo colocó entre los 10 mejores discos iberoamericanos del 2015, a eso se le llama empezar con muy buen pie ¿Verdad?
Si, y eso fue a sólo unos días de terminar el año. Lo que más me dejo satisfecho de eso, es que sé es una revista en hacen un trabajo de crítica muy minucioso, algo que creo que se ha perdido. La crítica extranjera me la tomo como una visión de un nivel mayor, porque vengo de un país en que no entienden mucho ni los discos que hago, ni tampoco se enteran de quienes son los músicos con los que he trabajado. Entonces tener un disco recién editado, y entrar en el top diez de un conteo de lo mejor de esa revista, en un año en que se han publicado discos de muy buen nivel, es una noticia que recibo con mucha satisfacción, pero también con humildad, porque a fin de cuentas sólo estoy haciendo lo que se hacer.
También ahora y por segunda vez estas nominado como mejor cantautor a los Premios Pulsar, reconocimiento que entrega desde 2015 la Sociedad Chilena del Derecho de Autor
Si. Se trata de un premio en que son los propios artistas o sus representantes quienes postulan sus últimos trabajos. Para mí es sólo decir presente pues, en Chile nunca he sido un artista de moda ni me ha interesado serlo. Esto es pura visibilidad, pues llevo varios años trabajando desde México y que allá sepan que tengo un disco nuevo es izar mi bandera.
Tras cuatro años alejado de Chile, el 15 de enero vuelves a tu país natal para presentar “Los Tiempos de Ahora” ¿Cómo fue ese reencuentro?
Debo reconocer que estaba un poco aterrado, pues venia saliendo de largos meses de un retiro involuntario y por eso, en ese show, se conjugaban muchas cosas, no sólo el reencuentro con mi público. Pero fue muy satisfactorio pues, en Chile tengo un público muy especial y ellos no me fallaron. Después del show tuvimos un encuentro más cercano en el que nos pasamos horas conversando, haciéndonos fotos y les firmé sus copias del nuevo disco. Mí publico chileno tiene una relación muy personal con canciones que escribí alguna vez, cuando estaba en mi antigua banda, es por eso que ofrecí un show con canciones de toda mi carrera, bien audiovisual, algo que usé bastante en mi última temporada de conciertos en México.
En el 2012 publicaste el poemario “Canciones en Defensa Propia” y dos años más tarde “Desde Arriba Nadie Te Ve” ¿Te ves más como músico o como poeta?

Creo que las letras estuvieron allí antes, y entonces son dos mundos, pero ambos son en mí son roles casi dependientes el uno del otro, y me ha sido un gusto enorme verme publicado más allá del sonido. Pero no me cuestiono si soy más músico o más poeta, pues me veo simplemente como un artista que se dedica irremediablemente a las dos cosas.

¿Cuál es tu método para componer?
No tengo métodos. Siempre he creído que las canciones me vienen a buscar, que son ellas las urgentes, ellas son las importantes y me lo vienen a recordar cuando estoy en medio de cualquier cosa, principalmente viviendo. He escrito de diferentes maneras, en el encierro, viajando, o memorizado un verso camino a casa, incluso cuando estoy enfocado preparando una grabación, porque creo que la creación no sabe de recesos. Creo que soy poco metódico porque prefiero descubrir cosas nuevas en los caminos que no he tomado antes.
¿Qué te gusta contar en tus canciones?

En mis canciones hablo de mis propias batallas, y todas ellas con una pasión y con una verdad que me ha conectado con el público. No he intentado ser político en mis canciones, pero desde que me paro en ellas como un ser con conflictos personales versus el mundo, hacen que sean políticas. También he contado alguna declaración de esas de hombre grande, sin miedo a la crítica, ni a vernos a la cara con la luz encendida.

¿Cómo definirías tu estilo musical?

Escribo canciones y las toco, no me gusta repetirme, y ya me he paseado por la electrónica y también por el lado más crudo de la acústica, y ahora hice un disco que suena a un grupo, aunque no tenga uno tras de mí, pero no estoy comprometido con ningún estilo. De lo que estoy seguro es que, después de tantos años y varios discos, mis canciones suenan a mí, tienen mi personalidad y mi espíritu sin importar el sonido con el que estén vestidas.

¿Qué nos puedes contar de tus influencias musicales?
Siempre he estado aprendiendo, toda la vida. Desde niño me gustaron los cantantes de interpretación pasional, y también de los que traen consigo una estética inconfundible, y creo que de todos ellos fui tomando un poco y en el camino hice mi propio personaje. Nunca fui de seguir o escuchar a un solo artista, siempre me gustó apreciar un poco de todo, por lo que mis influencias pueden ser infinitas.
A lo largo de tu carrera has colaborado con un gran número de músicos españoles tales como Shuarma, Carlos Ann, Iván Ferreiro, Antonio Jamás, Santi Rex, Antonio Estación, Pedro Novias, Copi Corellano… ¿Para cuándo una gira por España?
Es muy probable que sea este disco el que me tenga haciendo una gira por allá. Pues pararme en escenarios de España es algo que está pendiente porque sé que mis canciones llegaron primero, tengo amigos en España que han sido estupendos embajadores de mis discos, entonces es algo que si está considerado. Iré viendo cómo sale todo en los próximos meses.
¿Crees que el mundo digital va a terminar con el mundo de la música como la conocemos hoy? ¿Por dónde pasa el futuro del músico?
La era digital tiene sus pro y contras, y hay que saber aprovechar sus ventajas. En estos tiempos nada encaja la figura del juglar, para estos tiempos hay que ser más inquieto, tener un poco de conocimiento más global, por las redes, las reglas nuevas del mercado y de cómo pararse frente a una industria que aún carga con un soplo de aliento antiguo. Hay que saber dónde, cómo y a quienes quieres llegar. Hoy está difícil dedicarse a esto, pero la recompensa sigue siendo satisfactoria. He disfrutado de vender mis propios discos en los conciertos, mucho más de que lo hacía en los años en que me pasaba a una disquería a ver mi trabajo en la vitrina. Así es como está siendo el futuro.
¿Aún se puede luchar con una canción frente a un sistema social cada vez más deshumanizado?
Las canciones siempre pueden traer soluciones mientras las escriba una pluma honesta y con claridad. Las canciones han estado presentes en cada revolución moderna porque la música es un arte que se nos mete en el cuerpo y nos provoca sensaciones. Creo que así mismo es como se va luchando contra los sistemas obsoletos que nos atan al suelo. No es menor la labor del músico en medio de una industria desmoronada, pero con la gente despertando y dándole la espalda a las grandes corporaciones, hay un sentimiento de disconformidad en general en que las canciones han ayudado a avivar la llama.
¿Cuáles son tus planes a corto plazo?
Aunque acabo de publicar “Los Tiempos de Ahora” recién hace casi tres meses, en breve tendré noticias con un nuevo proyecto que ya anunciaré, que me había tenido ocupado y que me hará salir a mostrarlo, muy pronto. Tengo una necesidad de estar publicando lo que voy produciendo, pues siento que el mundo va muy rápido y con ello sus días, entonces no nos podemos quedar mirando nuestro propio reflejo, a mí me interesa más reflejar, y en eso ando.
Entrevista: Mariano del Peral
Fotografías: Pantera
duende21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s